Bebé durmiendo con calor

¿Cómo ayudar a mi bebé a dormir en las noches de calor?

Comienzan a subir las temperaturas en el día, aunque aún no han venido noches de mucho calor. ¿Qué podemos hacer para que nuestro peque duerma lo mejor posible?

Con calor, dormimos peor


No es necesario que nadie nos cuente lo mal que se duerme cuando hace mucho calor porque lo sufrimos en nuestras carnes cada verano.

En el momento de dormir, nuestro cuerpo está preparado para perder temperatura, de hecho, esa será una de las señales de sueño que le indicarán a nuestro cerebro de que se acerca la hora de dormir.

El calor ambiente no ayuda a esa reducción de la temperatura corporal y se ha demostrado que cuando la temperatura es alta, nos cuesta más conciliar el sueño y mantener un sueño de calidad.

¿Qué podemos hacer?


Es muy complicado lidiar con el calor para todos, pero con las siguientes recomendaciones conseguiremos mejorar la situación de nuestro peque:

  • Refrescar la habitación. Podemos utilizar el aire acondicionado antes de entrar con el peque o ponerlo muy suave a una temperatura elevada sin que dé la corriente de aire directamente sobre él.
  • Bajar al suelo el colchón de la cuna. El aire caliente tiende a subir y el frescor se siente más en el suelo.
  • Usa ventilador. Si es de techo, mejor. Si no tienes, ponerlo para que no dé directamente la corriente sobre el peque.
  • Mantener la habitación lo más fresca posible, con las persianas bajadas durante las horas de más calor.
  • Dale un baño de agua tibia justo antes de acostarle para favorecer el descenso de temperatura corporal.
  • Usa ropa de algodón o ponle a dormir únicamente con un body.
  • No taparle los pies con calcetines. Perdemos mucho calor por los pies y eso nos ayudará a regular la temperatura corporal.
  • Si tu bebé ya no hace tomas nocturnas o estás en proceso de destete, asegúrate de hidratarle bien por el día y ofrecerle agua en los despertares.

Conclusiones

El calor dificulta la conciliación y mantenimiento del sueño de calidad

Procurar refrescar el ambiente tanto en el día como en la noche, puede ser de gran utilidad para favorecer su sueño.

Ofrecer una adecuada hidratación y un buen ambiente nocturno es esencial.

Es difícil mantener la oscuridad total y a la vez mantener la habitación fresca. Te recomiendo refrescar la habitación previamente al bedtime. Una vez dormido tu peque y cuando haya anochecido abrir ventanas y puerta para favorecer la ventilación. Volver a cerrar persianas a partir de las 5 de la mañana antes de que comience a amanecer

niño con mamá con alta demanda por calor

Emma Salado, coach sueño bebé

¿Puedo ayudarte?

Soy Emma Salado, matrona y coach de sueño infantil.

¿Tu bebé no duerme bien? ¿Estás preocupada y no sabes qué más hacer? ¿Sus problemas de sueño están afectando a toda la familia?

Creo que puedo ayudarte. Contacta conmigo y te cuento cómo.

Ayúdame a compartir este contenido

Nube dormida zzz

…felices sueños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.