Etapas y regresiones del sueño en bebés

Seguramente querrás conocer más sobre los hábitos de sueño correctos de los bebés en sus distintas etapas de crecimiento. Y también todo lo referente a las regresiones del sueño infantil, seguro que te toca o ha tocado alguna…

Etapas del sueño


A continuación, os voy a hablar del sueño de vuestro peque desde su nacimiento hasta que cumpla los 3 años de edad o más.


Por supuesto, debemos tener en cuenta que las edades y los acontecimientos no siempre pasarán cuando yo os cuento y que cada peque lleva su ritmo siendo absolutamente normal las variaciones. Además, aunque los periodos estén divididos, en realidad esto es una progresión, y las variaciones nos las encontraremos progresivamente y no en saltos entre periodos.


Todos los consejos que aquí os doy, se deben adaptar a la forma de crianza de cada familia y al temperamento y personalidad de vuestro peque. Además, vosotros como padres sois los que mejor conocéis a vuestro hijo y sabréis identificar lo que funciona y lo que no.

Ahora bien, mi mayor consejo es que seáis consistentes con vuestras decisiones, porque para ellos lo más importante es saber a lo que atenerse y que no dudemos o cambiemos de actuación a cada momento. No hay verdades absolutas ni fallos insalvables, si actuáis con cariño, empatía y determinación, veréis los resultados muy pronto.

Bebé sin problema de regresión del sueño

La regresión del sueño


Las regresiones del sueño ocurren en todos los peques, son inevitables y forman parte de la maduración del sueño.


Normalmente están relacionadas con hitos del desarrollo, nuevos aprendizajes y habilidades. Por eso creo que el nombre está mal puesto, no deberían llamarse regresiones sino “progresiones” ya que indican un avance en el desarrollo de nuestro peque.


No todos los niños tendrán todas las regresiones que os cuento aquí, ni todos las tendrán a la edad exacta que yo os digo. Por supuesto, cada niño lleva su ritmo, pero si notáis un empeoramiento en su sueño podéis consultar este documento yendo a buscar la regresión que por edad más se acerque a la de vuestro peque.


También existen otras regresiones que no están relacionadas con el desarrollo sino con otras circunstancias externas, como puede ser por enfermedad o cambios importantes en vuestra vida (llegada de un hermano, comienzo de la escuela, mudanzas o viajes…).

Son momentos en los que debemos armarnos de paciencia y cariño y hacerles saber a nuestro peque, que estamos aquí con ellos y lo superaremos juntos. Además, suelen ser momentos en los que necesitan retroceder en lo ya aprendido durante unos días. Yo os suelo recomendar que actuéis con el corazón y le deis el apoyo que creáis que necesita en esta etapa, intentando no introducir muletillas nuevas y apoyándoos al máximo en las rutinas ya establecidas.

Las ventanas de sueño


¿A qué se denominan ventanas de sueño? Son los períodos de tiempo que nuestro bebé debería estar despierto durante el día. Obviamente, dependen de la edad del niño y por ello es clave conocerlas para establecer las pautas correctas de sueño en cada momento del desarrollo.

Bebé en una ventana de sueño

El sueño en bebés de 0 a 6 meses


Sobre esta etapa quiero hablaros desde mi posición de matrona. No soy experta en sueño de bebes menores de 6 meses y, además, creo que debe ser una etapa en la que hay que estar más pendientes de otras cosas. Ya llegará el momento de introducir cambios y de crear hábitos saludables.

Los 3 primeros meses del bebé

Por fin tenéis a vuestro peque con vosotros y vuestra vida va a cambiar totalmente. Es una época de cambios y adaptaciones, de iros conociendo y adaptándoos unos a otros. Para mí, en esta etapa los objetivos que debemos marcarnos serían, recuperar a la madre física y psicológicamente, instaurar adecuadamente la lactancia materna (si esta ha sido vuestra decisión de alimentación) y crear un apego seguro con vuestro hijo.

¿Qué podemos hacer para lograrlo?

  • Descansar. siempre que el bebé duerma, descansad. Si alguien quiere ayudar que colabore con las tareas domésticas o cocine algo para vosotros
  • Lactancia: En cuanto a la lactancia: a demanda (de día y de noche), sin restricciones. Si algo no va bien, busca asesoramiento, los primeros días/semanas son muy duros, pero pasan y merece la pena
  • Mimos. Piel con piel, brazos y mimos sin restricciones, tanto de la mamá como de la pareja
  • Hablarle, cantarle, pasearle, portearle… todo esto favorecerá la creación del vínculo.

¿Y en cuanto al sueño?

Poco podemos hacer con esta edad, las tomas son muy frecuentes y, por tanto, los despertares también. Estad atentos a las señales del sueño del bebé.

Intentad que no se duerman siempre de la misma forma ni con la misma persona (siempre la madre o siempre al pecho…). Podéis usar carrito, mochila, piel con piel, cuna…


El sueño de los 3 a los 6 meses

Ya conocéis mejor a vuestro peque y lo normal es que se haya ido creando el apego seguro entre vosotros. Además, seréis capaces de reconocer mejor sus señales de sueño.

La lactancia materna suele estar instaurada y se han superado la mayoría de los problemas de las primeras semanas.

Nuevas rutinas y siestas

En esta etapa comienzan a diferenciar el día de la noche y comienzan a entender rutinas sencillas.

Si alguna de las siestas las hace en cuna, podéis comenzar a ponerle a oscuras y en silencio en dicha siesta para favorecer el descanso y que comience a asociarla con algo positivo y placentero.


Puedes comenzar a dar las tomas al despertar de las siestas y no siempre antes de dormirle. Si tu peque sufre de reflujo o cólicos puedes portearle en los momentos que le veas incómodo, pero asegúrate de que también hace siestas sin movimiento.

Regresión de las 6 semanas

Etapa de crecimiento

Coincide con un bache de crecimiento y una crisis de lactancia. En esta época tu peque pegará un estirón y sus necesidades de alimentación aumentarán. La producción de leche materna debe adaptarse a este cambio.  ¿Cómo lo conseguimos? Con barra libre de pecho, pedirá tomas muy frecuentes; no te asustes, la producción se adaptará aumentando el estímulo que él hace al pecho y cuando esto pase, las tomas volverán a espaciarse.

No es un buen momento de introducir “ayudas”, si le sacias con otro alimento, no estimulará el pecho lo suficiente y no aumentará la producción.

Lo que es muy importante es el descanso y alimentación adecuada de la madre. Durante estos días, la madre debe dedicarse únicamente a esto, descansar y alimentar al bebé. El resto de cosas pueden esperar o sería bueno que las hiciera otra persona de apoyo.


Etapa de interacción

Por otra parte, tu bebé comienza a interactuar más con el mundo y se estimulará con mayor facilidad, esto hace que lleguen MUY cansados a la tarde y aparece “LA HORA BRUJA”.

La hora bruja es un momento en el que el peque empieza a llorar, parece que pide pecho pero al momento se suelta y quiere brazos, pero no estáticos, sino que necesita paseos y que tiene sensor de altura, lo veras irritable y angustiado… Simplemente está cansado, tan cansado que no puede dormirse.


Consejos de ayuda en la regresión de 6 semanas

  • Intentar que duerma más horas por el día y un sueño de mejor calidad. Es buen momento para introducir una siesta a oscuras, sin ruido y sin movimiento.
  • Disminuir los estímulos a última hora de la tarde, bajar luces, música suave o ruidos blancos, apagar la tele y nada de visitas en esas horas.
  • Portear puede ser una buena solución, sobre todo si veis que quiere brazos con paseo todo el rato, al menos así, os dejará las manos libres y no os dolerá tanto la espalda.
  • Masajes y baño pueden ayudar… o no, depende del niño.
  • No confundir con cólicos: los cólicos, es llanto inconsolable que no se calma con pecho, ni con brazos, ni con nada, y no siempre coinciden en horario.

No tengáis miedo de actuar como vuestro peque os pida, no le estáis malcriando sino estáis aportándole lo que necesita en ese momento sin condiciones.

El sueño en bebés de 6 a 8 meses


HORAS DE SUEÑO

Noche11 horas
Día3h15′ a 4 horas

CANTIDAD DE SIESTAS

3 o 2

VENTANAS DE SUEÑO

1ª ventana1’5 – 2 horas
2ª ventana2’0 – 2’5 horas
3ª ventana2’0 – 2’5 horas
4ª ventana2’5 – 3’0 horas

Las siestas a partir de los 6 meses

Durante esta etapa pasarán de 3 a 2 siestas. Esto se hace de manera natural, poco a poco van eliminando la última siesta de la tarde. No debemos hacer nada para eliminarlas si aún la necesitan. Hacer un buen sueño diurno mejorará el sueño nocturno, a pesar de que parezca que esto va a ser al revés.


Lo que sí debemos hacer cuando se elimine esta última siesta es adaptar los horarios. A partir de este momento, habrá que modificar la hora de acostarle y que se duerman más pronto.

Es una época difícil de ajustes de horarios y rutinas. Lógicamente estos ajustes van a ir asociados a cada familia y su cultura pero no debemos perder de vista que los niños se guían por los ritmos circadianos de luz y no deberían acostarse más tarde de las 19:30 h o 20:30 h en horario de verano.


Hitos importantes de esta etapa

  • Comienza la alimentación complementaria: Puedes elegir entre triturados o BLW pero, sea como sea, debemos estar atentos a ciertos aspectos como alergias.
  • Salida de los dientes: cada peque lleva su ritmo en esto, pero debéis saber que si le están saliendo, el sueño puede empeorar.
  • Gateo/Volteo: si se voltea dormido y se pone boca abajo, no debéis recolocarle boca arriba. La postura boca abajo se asocia a un aumento de muerte súbita siempre y cuando seamos los padres los que les hemos colocado en esa posición y el bebé aún no sabe cambiarse por sí solo.

Regresión de los 8 meses

¿Por qué esta regresión del sueño?

A esta edad suceden grandes cambios a nivel físico, emocional y cognitivo, algunos de ellos ya los hemos hablado. Además, hay grandes incorporaciones de nuevas habilidades que afectarán al sueño:

  • Ansiedad por separación.
  • Comienzo del gateo.
  • Algunos peques comenzarán a ponerse de pie.
  • Salida de la dentición.
  • Comienza de la alimentación complementaria.
  • Cambios de 3 a 2 siestas y sobrecansancio al final de la tarde.

¿Qué vais a notar?

  • Está irritable durante el día.
  • Aumento de los despertares y las tomas nocturnas.
  • Se queja a la hora de irse a dormir.

Consejos para la regresión de los 8 meses

  • Practicar las nuevas habilidades por el día como gatear o ponerse de pie, así tendrán menos necesidad de hacerlo durante la noche.
  • Practicar la posición de tumbado durante el día. A veces aprenden a ponerse de pie pero no saben volver a sentarse o tumbarse. Esto puede pasar en las noches en la cuna y en ese momento, lo ideal es intervenir lo menos posible.
  • Evitar la sobreexcitación y el sobrecansancio a última hora de la tarde. Evitar el uso de pantallas y el ambiente con demasiados estímulos, así como las visitas en estas horas.
  • Si por la noche observamos que empieza a gatear, no intervenir. Si no llora ni nos reclama no debemos interactuar demasiado. Es importante tener un ambiente preparado y seguro para evitar peligros, podemos poner chichoneras y protectores de barrotes en las cunas, además, si se pone de pie quizá es necesario subir la barrera de la cuna o bajar el colchón a la posición más baja posible.
  • Hacer una buena rutina de sueño antes de dormir ayudará mucho, así como mantener la habitación a oscuras por la noche para no estimularle en los despertares.
    Si introducís nuevas muletillas durante estos días como meterle en vuestra cama o dormirle en brazos, costará mucho quitarlas más adelante. Es normal caer en hacer esto porque sabéis que funciona y que en pocos minutos le tendréis dormido y os puede el cansancio. Si además estas muletillas ya las habíais eliminado, la siguiente vez costará mucho más quitarlas.

Es una etapa en la que debemos demostrarles empatía y tener paciencia, pero recordad sed consistentes con lo que habéis hecho hasta ahora y si habéis dado algún pasito hacia atrás, recordad que en pocos días debéis seguid avanzando si queréis que la situación se controle.

El sueño en bebés de 9 a 12 meses


HORAS DE SUEÑO

Noche11 horas
Día3 horas

CANTIDAD DE SIESTAS

2

VENTANAS DE SUEÑO

1ª ventana2’5 – 3 horas
2ª ventana3’0 – 3’5 horas
3ª ventana3’0 – 4’0 horas

Hitos de los bebés de 9 meses al año

A esta edad ya tienen 2 siestas bien instauradas. Es buen momento de incorporar rutinas y horarios si aún no los tiene, tanto de las comidas como de las siestas, no tanto de las tomas de lactancia materna que seguirá siendo a demanda.


Si aún no lo ha hecho, a esta edad ya se ponen de pie y algunos empiezan a dar sus primeros pasos, esto dificulta el momento de dormirle, sobre todo si estáis intentado que se duerma sólo en su cuna.


Practica de día, descansa de noche

Puede ser bueno practicar durante el día como si fuera un juego, dar unas palmadas en el suelo y mamá o papá se tumba, después volvemos a dar unas palmadas en el suelo y el peque se tumba. Así por la noche, daremos unas palmadas en el colchón y entenderá que le estamos pidiendo que se tumbe, sin entrar en conflicto con el peque y de una manera divertida.


También comienzan a hacer la pinza y tienen habilidad para ponerse el chupete solos. Esto podemos practicarlo durante el día para que en la noche no precisen de nuestra ayuda.

Es un buen momento para introducir un objeto de apego si aún no lo tiene (doudou o similar). Este le dará tranquilidad y le reconfortará a la hora de dormirse y en los despertares.


La regresión de los 12 meses está a la vuelta de la esquina, pero suele ser bastante llevadera, no os asustéis, si mantenéis la consistencia pasará pronto.

Regresión de los 12 meses

¿Por qué ocurre la regresión del año?

Aprenden a caminar, solos o con ayuda ya están dando sus primeros pasos. Esto aumentará la actividad y excitación a lo largo del día y hará que les cueste más relajarse.


Se ponen de pie en la cuna, si aún no habían empezado a hacerlo, en esta edad suele ser muy frecuente.


Son muy sociables, se dan cuenta que hay cosas que hacen que nos producen alegría y las repiten una y otra vez.

Pasan por una huelga de hambre porque el crecimiento se ralentiza y disminuyen las necesidades, sin embargo, esto hace que se aumenten las tomas nocturnas.

Resistencia a las siestas, básicamente porque están muy activos y no quieren perder el tiempo durmiendo. Por otra parte, si no hacen sus 2 siestas adecuadamente pueden llegar sobrecansados a la noche y aumentar los despertares.


Algunos consejos que te van a ayudar

Aumentar la actividad y dejarles explorar el ambiente durante el día. Practicar el movimiento libre y adaptar el espacio con seguridad para que no necesitan continuamente nuestra ayuda.

No eliminar ninguna siesta, aún las necesita. Ofrecer y acomodar el ambiente para que descanse por el día es crucial para enfocar bien la noche.

Si se despierta por la noche y comienza a caminar, no intervenir si no está llorando ni nos está reclamando. Será importante haber adaptado bien el ambiente para que sea seguro para él.

Intentad no introducir nuevas o antiguas muletillas. Debéis tener mucha paciencia y empatía, dadle apoyo, pero procurando que termine de dormirse por sí solo si ya era capaz de hacerlo anteriormente.

Todo esto, junto con un buen ambiente nocturno son las claves principales para pasar por esta regresión sin que suponga demasiado conflicto para la familia.

El sueño en bebés de 13 a 15 meses


HORAS DE SUEÑO

Noche11 horas
Día2-3 horas

CANTIDAD DE SIESTAS

2

VENTANAS DE SUEÑO

1ª ventana3 – 4 horas
2ª ventana3 – 4 horas
3ª ventana3 – 4 horas

Hitos de esta etapa

En esta época aprenden a caminar de manera independiente y son capaces de explorar el ambiente por ellos mismos, además será un ambiente novedoso ya que lo verán todo desde otra altura distinta a cuando gateaban.


Además, comienzan a tener más requerimientos nutricionales y deberemos dar más importancia a la comida. Si aún toma triturados, es el momento de hacer una transición a sólidos y ofrecer cubiertos para que vayan practicando por ellos mismos. El momento de la comida debe ser divertido y un momento de exploración de nuevas texturas y sabores.


Las tomas siguen siendo importantes pero lo ideal es separarlas de las comidas principales o dar primero la comida y después la toma.


Las siestas cuando pasan los 12 meses

Algunos peques, a partir de los 12 meses, pueden empezar a pelear la siesta de la mañana. Lo notaremos porque no se duermen o tardan mucho en dormirse y se despiertan al poco rato. Debemos intentar mantener esta siesta más tiempo ya que, 1 única siesta es poco aún. Lo que sí podemos hacer es acortar esta primera siesta un poco (no menos de 45 minutos) y procurar utilizar todas nuestras armas infalibles para que la duerman, como por ejemplo, hacer esta primera siesta en el carro o porteado.

Si hacemos esto, es bueno que la segunda siesta intentemos que se duerman en su cuna con silencio y a oscuras ya que será más reparadora y le ayude a no llegar tan cansado a la noche.

El sueño en bebés de 15 a 18 meses


HORAS DE SUEÑO

Noche11 horas
Día2-3 horas

CANTIDAD DE SIESTAS

2 o 1

VENTANAS DE SUEÑO

1ª ventana3 – 4 horas
2ª ventana3 – 4 horas
3ª ventana3 – 4 horas

Es la etapa en la que abandonan la siesta de la mañana. Los signos que vemos es que luchan mucho para dormirse y si lo consiguen duermen muy poco rato. Lo normal es que, si no duermen esta siesta, estén cansados antes de la hora de la siguiente, así que por unos días deberemos adelantar la siesta de la tarde y la hora de dormir.

Serán unos días difíciles y puede que el peque este más irritable de lo normal, es necesario tener paciencia y empatía y asegurar sus horas de sueño diurno.

Para ello, debemos intentar que la única siesta que van a hacer no sea en movimiento y se haga a oscuras, y si se despierta demasiado pronto intentar volverle a dormir. Si llega muy cansado a la noche, tendrá más despertares y es posible que aparezcan los temidos despertares tempranos.

Regresión de los 18 meses

¿Por qué ocurre la regresión del año y medio?

La regresión de los 18 meses puede durar entre 2 y 6 semanas.

Aparece un nuevo pico de ansiedad por separación. Además, el peque ya sabe expresarse mejor y nos lo hará saber no conformándose tanto como cuando era más bebé.

Aparecen las primeras palabras: es un hito muy importante del desarrollo y cualquier “progresión” produce una “regresión”.

Cambio a 1 sola siesta. Como ya hemos hablado, le costará unos días adaptarse a este nuevo horario y puede llegar demasiado cansado a la noche.


¿Qué vamos a notar?

Pelea para la siesta, aunque se le ve muy cansado

Aumenta el número de despertares.

Luchan a la hora de dormir.


¿Qué podemos hacer?

Calma y paciencia. Intentad no recurrir de nuevo a las muletillas que ya hayamos superado.

Mantener unas rutinas antes de acostarse, una mini rutina antes de la siesta y un buen ambiente nocturno es de vital importancia en esta etapa. Si pasa a una sola siesta, las ventanas de sueño cambian y la ventana más larga será la de la mañana.

El sueño en bebés de 18 a 24 meses


HORAS DE SUEÑO

Noche11 horas
Día2 horas 30 minutos

CANTIDAD DE SIESTAS

1

VENTANAS DE SUEÑO

1ª ventana5’5 – 6’0 horas
2ª ventana4’0 – 4’5 horas

A esta edad la única siesta del día ya está bien instaurada y no debería despertarse más tarde de las 16 h. Si se duerme tarde la siesta es posible que se deba a que no es un peque madrugador.

Esto a los padres nos encanta y nos viene fenomenal alargar un poco la hora de levantarnos, pero te diré que el secreto para mantener unos buenos horarios que se adapten a los ritmos circadianos de nuestros peques está en madrugar (7:30 h – 8 h es la hora límite de levantarle).

Este periodo está marcado por la regresión de los 18 meses que, además, puede durar bastante tiempo (hasta 6 semanas). Es necesario tener altas dosis de paciencia y empatía porque el peque os necesita más que nunca y es una etapa llena de cambios.

Pero como siempre os digo, intentad no caer en muletillas y si no queda otro remedio, avanzad rápidamente para volverlas a eliminar antes de que se queden arraigadas y cueste más volver a eliminarlas.

El sueño en niños de 2 a 3 años


HORAS DE SUEÑO

Noche11 horas
Día2 horas

CANTIDAD DE SIESTAS

1

VENTANAS DE SUEÑO

1ª ventana5’5 – 6’5 horas
2ª ventana4’0 – 5’0 horas

Cambios importantes a partir de los 2 años

Se define como “los terribles 2” o también como la “aDOSlescencia”.

Comienzan a tener mucha personalidad, saben muy bien lo que quieren y sobre todo lo que NO, y nos lo harán saber con uñas y dientes.

Aparecen las temidas rabietas y, en función de cómo actuemos ante ellas y el temperamento que tenga nuestro peque, así de frecuentes serán.


Los problemas del sueño del niño de 2 a 3 años

En cuanto al sueño, si ya es un niño que se dormía de forma independiente, es posible que vuelva a reclamar apoyos. Es importante que nos mantengamos firmes y consistentes porque suelen aprovechar cualquier punto de flaqueza, pero siempre desde el cariño y la empatía.


Además, suelen ser etapas de grandes cambios, algunos de los más frecuentes pueden ser, la llegada de un nuevo hermano, dejar el pañal, retirada del chupete o el biberón, comienzo de la escuela… Y todos estos cambios van a afectar al sueño de una y otra manera.

Lo ideal es que cada cambio tenga su momento y no sucedan todos a la vez. Por ejemplo, si va a nacer el nuevo hermano pronto, no es momento de retirar el chupete o dejar el pañal.


Por otra parte, se recomienda cambiarle de cuna a cama como MUY pronto a partir de los 2,5 o 3 años. Si lo hacemos demasiado pronto, el peque no tendrá la capacidad cognitiva necesaria para entender que debe quedarse en su cama toda la noche, ni el control de impulsos suficiente. Así que, en el momento que se vea en “libertad” para salirse de la cama, lo hará.

Si probáis a cambiarle a una cama y resulta un fracaso, no tengáis miedo en retroceder y volver a la cuna unos meses más, quizá aún no esté preparado.

Regresión de los 24 meses

¿Por qué una regresión del sueño a los 2 años?

Grandes avances en su personalidad, sabe lo que quiere y cómo expresarlo. Es la época del NO y comienzan las rabietas. Todo esto depende en gran medida del temperamento del niño y de la respuesta de los padres. Puede comenzar a resistirse a irse a la cama y pelear las siestas.


Además, aparecen los primeros miedos: a la oscuridad, a los monstruos… Es importante darle apoyo en estos momentos y explicarle poco a poco que su habitación es un lugar seguro y puede quedarse allí sin nada que temer. Puede ser importante que pase tiempo diurno en su cuarto y lo reconozca como un lugar divertido y seguro.


Hay un gran desarrollo del lenguaje: hito muy importante a esta edad.


La resistencia a la siesta

Es importante seguir ofreciéndole la siesta y manteniendo un buen ambiente y rutina porque aún es pronto para eliminarla. Si no conseguimos que la duerma, estará doblemente cansado, aumentarán mucho las rabietas y los despertares.


La rutina del sueño en mayores de 2 años

Es importante mantener una buena rutina del sueño. A lo mejor es necesario modificarla e incluir partes divertidas y agradables que al peque le gusten.

Además, suele funcionar mucho incluir rutinas en las que él pueda tomar decisiones (este cuento o este otro, este pijama o este otro, la canción que vamos a escuchar o el muñeco con el que hoy va a dormir…).

Esto le dará la posibilidad de reafirmarse en sus deseos y evitaremos el “no” a todas nuestras propuestas. Además, es importante que la rutina sea igual y previsible para que sepa qué esperar cada día.

El sueño en niños de más de 3 años


HORAS DE SUEÑO

Noche11’5 horas
Día0 horas

CANTIDAD DE SIESTAS

1 o 0

En esta etapa dejarán la única siesta que les queda. A veces lo harán justo al cumplir los 3 y otras durará hasta años. A veces la dejan de manera obligada porque en la escuela no la hacen (en este caso podemos ofrecerla los fines de semana).

Si esto pasa, es importante asegurar un rato de tranquilidad en el tiempo donde antes estaba la siesta, para recargar pilas y aguantar la tarde.

A veces, en esta etapa se complica mucho la hora de irse a dormir, ya que no quieren dejar las actividades que están haciendo. Es importante buscar recursos pactados con el peque para no mantenernos en una lucha constante todos los días.

Algunas ideas son los relojes visuales o cartulinas de rutinas que indican la hora y la actividad que viene a continuación.

Aparecen los miedos y pesadillas. Si lo desean puede dejarse una luz encendida. En este caso, lo ideal es que sea de color rojo y esté lo más alejada posible del peque.


Emma Salado, coach sueño bebé

¿Puedo ayudarte?

Soy Emma Salado, matrona y coach del sueño infantil.

¿Tu bebé no duerme bien? ¿Estás preocupada y no sabes qué más hacer? ¿Sus problemas de sueño están afectando a toda la familia?

Creo que puedo ayudarte. Contacta conmigo y te cuento cómo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Más información en la política de cookies

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar