La hora bruja

Ocurre por la tarde, sobre las 19 h, nuestro peque se transforma y se convierte en un ser totalmente desconocido para nosotros. Llora, está inquieto, quiere pecho todo el rato, pero nada le calma, ¿te suena?

¿Qué es la hora bruja?


Llamamos << la hora bruja >> al momento del día en el que los peques se ponen en un estado más intranquilo y nervioso.

Este momento suele ocurrir a última hora de la tarde cuando ya llevan todo el día recibiendo multitud de estímulos: visuales, sonoros, táctiles, …, y se encuentran totalmente sobrepasados y sobrecansados, pero no consiguen relajarse.

Si intentamos ponernos en una situación parecida desde nuestra perspectiva de adultos, también nos ocurre. Has estado todo el día trabajando, con largas conversaciones telefónicas, reuniones, atasco en el coche, etc. Llegas a casa muy cansado, pero aún tienes que lidiar con la pelea de tus hijos, hacer la cena, recoger la casa, y de repente, cuando por fin te metes en la cama, ¡no te puedes dormir! 

Esa misma situación les ocurre a nuestros hijos. Estos han estado todo el día recibiendo muchos estímulos a los que no están acostumbrados con mogollón de luces y sonidos diferentes, y han pasado de brazo en brazo varias veces al día, quizá recibiendo alguna visita que les ha hecho perder de vista a su madre. Llega el final del día y están extenuados, pero a la vez no saben relajarse. Es este momento cuando comienza la hora bruja.

¿Qué notaremos?


El rasgo más significativo será la presencia de un peque irritable que lloriquea y no se calma fácilmente. Es normal que pida pecho todo el rato, pero que se enganche y se suelte continuamente. En los niños más mayores, este puede pasar de un pecho al otro varias veces en poco tiempo.

Frente a estos rasgos, parece que funcionan bien los brazos o el porteo, siempre y cuando estés de pie y paseando por la casa. En líneas generales, el niño tiene tendencia al sueño, pero o no consigue conciliarlo, o si lo hace, este duerme escasos minutos y se despierta de nuevo sobresaltado.

¿Cómo podemos prevenirla?

Como hemos hablado anteriormente, el motivo de tanto llanto no es más que el sobrecansancio acumulado, por tanto, lo primero que deberemos procurar es que haya tranquilidad en el día y consigamos un buen descanso diurno con siestas adecuadas, tanto en número como en duración. Junto con este ambiente general, es idóneo propiciar en las últimas horas del día un ambiente tranquilo y relajado, con luz tenue, silencio o música relajante, y sin visitas.

Puede servir además de ayuda el contacto piel con piel con la madre y la lactancia materna a demanda, incluso aunque sepamos que la causa del llanto no es el hambre.

¿Cómo actuar?


Lo principal es mantener la calma y actuar con mucho cariño y empatía. Entender que aquello que le ocurre a nuestro peque es por cansancio y que no le ocurre nada malo puede ayudarnos a sobrellevar con mayor facilidad este mal rato. Independientemente de que a cada bebé le funcionarán unas cosas diferentes para calmarse y que poco a poco os iréis conociendo y sabiendo qué le va mejor, podéis probar con:

  • Un baño relajante
  • Un masaje con aceite
  • Mecerlo en brazos
  • Pasearlo o portearlo
  • Barra libre de pecho
  • Ofrecerle un chupete si la lactancia ya está bien establecida

Conclusión

El llanto de cada tarde a la misma hora, que se logra calmar con los brazos y el contacto físico, así como con el pecho, no es un signo de dolor, ni de cólicos, ni siquiera de hambre.

Éste se debe a la sobreestimulación de nuestros peques, que no están acostumbrados a todos los estímulos visuales, sonoros y táctiles a los que se exponen durante todo el día. Además, las primeras semanas las siestas y el sueño, no suele estar bien establecidos favoreciendo un mal descanso en el día y este momento de irritabilidad a la caída del sol.

Podemos prevenir esta incómoda situación con luz tenue, silencio y restringiendo las visitas en estas horas. Con todo, la lactancia a demanda, el contacto piel con piel y el porteo pueden ayudarnos a sobrellevar estas horas tan duras.

Es importante entender el motivo de este llanto para estar tranquilos y poder proporcionarle unos cuidados centrados en sus necesidades.

pies bebé con beso hora bruja

Si tienes dificultades con el sueño de tu peque, recuerda que puedes reservar tu primera consulta gratuita aquí mismo.


Emma Salado, coach sueño bebé

¿Puedo ayudarte?

Soy Emma Salado, matrona y coach de sueño infantil.

¿Tu bebé no duerme bien? ¿Estás preocupada y no sabes qué más hacer? ¿Sus problemas de sueño están afectando a toda la familia?

Creo que puedo ayudarte. Contacta conmigo y te cuento cómo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Más información en la política de cookies

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar