Bebé durmiendo con sueño autónomo

Dudas más frecuentes sobre el sueño autónomo

¿Qué es el sueño autónomo? ¿Implica dejarle llorar para que aprenda? ¿Será el fin de la lactancia materna? ¿Podremos conseguirlo solos?

A menudo me encuentro familias que me cuentan que tienen que acostarse junto al bebé a las 20 h de la tarde porque si se mueven de su lado automáticamente se despierta. Otros me dicen que consiguen dormirle fácilmente pero luego tiene despertares cada hora o incluso desvelos a mitad de la noche de 2-3 horas.

La mayor parte de estas dificultades están relacionadas con la forma en la que el bebé concilia el sueño. Si se durmió contigo al lado, te necesitará al lado todo el tiempo. Si se durmió succionando necesitará succionar muchas veces. Si se durmió con movimiento, necesitará el movimiento para volver a conciliar. Y si no le das este apoyo…se desvelará.

¿Esto quiere decir que es malo que el bebé se duerma en estas condiciones? Para nada. Si tu peque concilia el sueño de una determinada manera y luego no tiene estas dificultades para mantener su sueño, o si la forma en la que él sabe conciliar o mantener su sueño, no implica una molestia para los padres, no hay nada que cambiar. 

Su sueño madurará con los años e irá conquistando otras formas de conciliar. Como siempre digo, no conozco ningún adolescente de 15 años que siga mamando para dormirse o siga necesitando que sus padres lo paseen para dormirse en mitad de la noche. Pero si esto supone un problema para ti y quieres que conquiste poco a poco una forma de sueño más prolongado, entonces es hora de trabajar en el sueño autónomo.

¿Qué es el sueño autónomo? 


Es la capacidad del bebé de conciliar el sueño de una forma más independiente. Esto no implica necesariamente salir de la habitación e irnos y dejarle solo. Podemos acompañarle con nuestra presencia y contacto físico para que aprenda otra forma de relajarse.

Si un peque consigue conciliar el sueño de forma más independiente, muy probablemente necesitará menos apoyo en sus despertares, eliminando muchos de estos, incluso de forma inconsciente.

Tanto los bebés como los adultos, nos despertamos varias veces durante la noche. En el caso de los adultos es el típico momento en la noche en la que nos cambiamos de postura, recolocamos nuestra almohada o nos tapamos si tenemos frío y a la mañana siguiente no nos acordamos de que esto ha pasado. Esto es un microdepsertar, y forma parte de la normalidad.

Esto también pasa en los bebés y de forma mucho más frecuente incluso que en los adultos, ya que sus ciclos de sueño son más cortos. Si ha conseguido dormirse en las mismas condiciones en las que luego despertará, sus microdespertares sucederán de forma inconsciente, enlazando varios ciclos de sueño seguidos sin necesidad de apoyo.

¿Se afectará el apego entre mi bebé y yo si practicamos sueño autónomo? 


Muchos padres me preguntan sobre esto. Sienten la necesidad de mejorar el sueño de su peque, pero no a toda costa ni al cualquier precio. Ellos quieren mantener un apego seguro con su bebé y seguir favoreciendo el vínculo.

Veamos la definición de apego seguro. Es el vínculo que refleja el lazo afectivo que se establece entre el bebé y los cuidadores principales, cuando éstos se muestran sensibles y atentos a sus necesidades. Cuando hay un buen establecimiento de un apego seguro, el peque se muestra más confiado y es capaz de mostrar mayor independencia para adquirir una habilidad y explorar el ambiente.

Podemos enseñarle a ser más independiente para conciliar el sueño sin necesidad de descuidar sus necesidades. Tanto necesidades físicas como necesidades emocionales o de seguridad deben estar perfectamente cubiertas para mantener este apego y para poder adquirir la habilidad de ser autónomo.

Dormirse de forma independiente no significa dormirse solo. El peque debe estar acompañado y apoyado en todo momento. No se trata de salirse de la habitación y dejarle sólo llorando. Hace mucho tiempo en el que conocemos otras estrategias y herramientas para conseguir este objetivo.

Cada familia tendrá un punto de partida y en base a éste, iremos introduciendo pequeños cambios que sean llevables emocionalmente para el bebé y los padres. Esto es un proceso que puede durar semanas, los cambios llevan su tiempo y así, poco a poco el peque se ve capaz de conseguirlo.

¿Será el fin de la lactancia materna? 


¡Para nada! El hecho de que el peque concilie el sueño de otra forma que no sea succionando el pecho, no significa que vaya a dejar de pedir las tomas que necesite durante la noche y, por supuesto, no significa que nosotros vayamos a dejar de dárselas.

Es cierto, que le enseñamos a conciliar el sueño sin necesidad de hacerlo comiendo, de tal forma que, se pueda ocupar de dormirle otra persona que no tenga que ser necesariamente mamá siempre, aunque ella también puede hacerlo.

Los que me conocéis, sabéis que soy defensora total y absoluta de la lactancia materna. Tanto a nivel profesional, como a nivel personal he dedicado mucho tiempo a formarme, trabajar con mamás lactantes y dar el pecho a mis pequeños.

Sueño y alimentación son dos necesidades que siempre van de la mano y debemos asegurar un buen aporte de ambas, para tener un peque sano y feliz.

¿Podremos conseguir el sueño autónomo solos? 


Sí, muchas veces es cuestión de tener en la cabeza vuestro objetivo a largo plazo e ir introduciendo pequeños cambios a vuestro ritmo.

Otras veces, será necesario pedir ayuda. Hay ocasiones en las que intentáis introducir cambios, pero el peque se niega o, sencillamente, no sabéis por donde continuar.

Una asesora de sueño tiene en la mente muchas estrategias diferentes y sabe cuál puede funcionar con cada peque en función de sus apoyos, su personalidad, el estilo de crianza de su familia…

También es importante tener expectativas realistas de lo que podemos conseguir a cada edad y el ritmo de avance en función de cada etapa de desarrollo. 

Por último, entender que el sueño no es lineal, sino que cada etapa emocional del peque y de los padres, puede afectar a las noches, os ayuda a saber cómo actuar en cada momento y ser flexibles con sus necesidades.

Una asesora de sueño:

  • Os proporciona información sobre el sueño del peque y su etapa de desarrollo.
  • Os enseña a adquirir una buena higiene de sueño, adaptada a vuestras rutinas y horarios.
  • Detecta posibles problemas de salud ocultos que puedan estar afectando al sueño.
  • Os da pautas claras sobre cómo conseguir eliminar los apoyos de sueño de forma progresiva y gradual.

Sueño y alimentación son dos necesidades que siempre van de la mano y debemos asegurar un buen aporte de ambas, para tener un peque sano y feliz.

Conclusiones

El sueño autónomo es una forma de conseguir que el bebé adquiera la capacidad de conciliar el sueño de forma independiente.

Dormirse forma independiente no significa dormirse solo y descuidar sus necesidades sino acompañarle en el proceso ofreciendo apoyo, seguridad, contacto, comida…

Adquirir la habilidad de dormirse de forma autónoma, conlleva disminuir los despertares nocturnos, aunque estos seguirán sucediendo si son por otras necesidades como la alimentación. Es preciso tener expectativas realistas de cómo es el sueño del bebé.Una asesora de sueño os puede ayudar a entender el sueño de vuestro bebé y a adquirir herramientas y conocimiento, para conseguir poco a poco encontrar el camino a un mejor descanso.

niña durmiendo con sueño autónomo

Si necesitas más información puedes escribirme en el siguiente formulario.


Emma Salado, coach sueño bebé

¿Puedo ayudarte?

Soy Emma Salado, matrona y coach de sueño infantil.

¿Tu bebé no duerme bien? ¿Estás preocupada y no sabes qué más hacer? ¿Sus problemas de sueño están afectando a toda la familia?

Creo que puedo ayudarte. Contacta conmigo y te cuento cómo.

Ayúdame a compartir este contenido

Nube dormida zzz

…felices sueños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.