Pareja sueño bebé

¿Cómo incluir a la pareja en el sueño del bebé?

Cae la noche y mamá se va a la habitación para dormir al bebé. En muchas ocasiones, ya no podrá salir tras dormirle porque esto provoca un nuevo despertar. 

Introducción


Es muy frecuente encontrarme en la consulta con papás/parejas que se sienten totalmente frustrados porque no consiguen dormir a sus hijos. 

En muchas ocasiones, es mamá la que consigue dormir al bebé, dándole de comer y abrazándole, en colecho y esto implica que ya no podrá volver a salir del cuarto. La mayoría de las veces, aunque sea una “mama ninja” al poco tiempo de ausentarse, el bebé notará su ausencia y se despertará de nuevo.Si a esto le sumamos que, a veces, hay hermanos “mayores” que también necesitan dormirse con mamá, la situación se pone muy difícil y tensa. Incluso aunque el hermano mayor acepte que le acompañe papá a dormir, es posible que no se ajusten los horarios para poder cenar todos en familia y acostar al bebé a una hora adecuada.

Motivos por los que el bebé rechaza dormirse con la pareja 


En muchas ocasiones, la pareja se ausenta durante muchas horas en el día. Un bebé necesita contacto y mucha atención. Si acostumbra a pasar todo el día con mamá y dormirse la mayoría de las siestas con ella, el lógico pensar que la preferirá también en la noche.

Mamá tiene teta y papá no. Esto no debería suponer un problema, ya que mamá puede darle el pecho y ser la pareja la que le duerma después. Pero en muchas ocasiones el pecho es un apoyo de sueño muy importante y el bebé no sabe dormirse de otra forma.

Falta de confianza. Muchas veces no se debe tanto a que el bebé oponga resistencia sino simplemente a que el papá no se siente con la capacidad suficiente para conseguir dormir al bebé o, si en alguna ocasión lo intenta, es la mamá la que en seguida entra en la habitación a la típica frase de “trae anda, que ya lo duermo yo”.

¿Cómo incluir a la pareja en el sueño del bebé? 


Idealmente la pareja debe estar incluida en la rutina de sueño desde recién nacido. De esta forma se establecerá un apego seguro con ambos progenitores y el bebé conseguirá dormirse de diferentes maneras ya que, cada uno tiene sus trucos y su estilo a la hora de dormirle.

  • Pasa tiempo de calidad con el bebé. No podemos pedirle a un bebé que quiera dormirse con papá si papá es una figura “extraña” con la que no pasa tiempo ni se duerme en ninguna siesta.
  • Crea un ritual antes de dormir en la que no incluyas el pecho. Si vuestro peque siempre se duerme al pecho, podemos comenzar a darle la toma antes del ritual y luego llevarle a la habitación a hacer alguna actividad relajante antes de dormir. Así, esta actividad la podrá llevar a cabo un día mamá y otro papá indistintamente.
  • Comienza por el momento de irse a dormir o por alguna siesta. No podemos pretender que el bebé acepte a papá en un despertar a las 3 de la madrugada, si antes no lo hemos conseguido en alguno de estos momentos. Habrá que comenzar cuando el bebé esté más receptivo e ir de los momentos más fáciles a los más difíciles.
  • Dales tiempo. Tanto papá como bebé necesitarán tiempo para conocerse y acostumbrarse el uno al otro. Es probable que los primeros días le cueste mucho más tiempo que a ti y que haya algo de llanto o quejido. Es normal, pero necesitan tu confianza para conseguirlo.
  • Papá decide cuando “darse por vencido”. Debe ser el que está dentro de la habitación el que decida que ya no quiere continuar intentándolo. Muchas veces el que se queda fuera lo está pasando incluso peor que el que está dentro. Es posible que papá vea que está atendiendo adecuadamente al bebé. Aunque está quejándose, aún lo tiene en brazos, lo está consolando y está viendo que cada minuto que pasa está algo más tranquilo. Sin embargo, mamá desde fuera solo oye llorar al bebé y cree que no está relajándole lo suficiente. Paciencia…cada día que lo consiga le costará menos tiempo y menos esfuerzo dormirse de nuevo con papá.
  • Relevo. Si está habiendo mucho llanto y es necesario que mamá entre a tranquilizar al bebé, es mejor que no entres en la habitación “al rescate” y se lo quites de las manos al papá. Será mejor que papá le deje un momento en la cuna o en un lugar seguro y hacer el relevo fuera de la habitación.
  • Utiliza apoyos. Es posible que mamá ya consiga dormir al bebé en la cuna acompañándole y apoyándole y papá aún tenga que hacerlo en brazos o en la mochila. No importa, cuando haya aceptado totalmente la situación podremos avanzar en todo lo demás.

Conclusiones

El hecho de que el peque no quiera dormirse con la pareja es uno de los problemas más frecuentes que me encuentro en la consulta de sueño.

La mayoría de las veces suele estar relacionado con padres que pasan mucho tiempo fuera de casa o apoyos de sueño para dormir que solo puede hacer mamá o que están muy relacionados con mamá (por ejemplo, pecho o colecho)

La mayoría de las veces que comenzamos un plan de sueño, incluyo al papá en el momento de dormir al peque desde la primera semana. Y en la mayoría de las ocasiones, en pocos días consiguen que el peque les acepte con tranquilidad y calma.

Para conseguirlo es necesario tener un papá implicado, una mamá que le deje su espacio, un peque con sueño, pero sin estar sobrecansado.

Pareja dormido con bebé

Si ves realmente difícil conseguir y necesitas mi ayuda, puedes escribir un formulario o reservar tu primera cita gratuita para contarme vuestro caso.


Emma Salado, coach sueño bebé

¿Puedo ayudarte?

Soy Emma Salado, matrona y coach de sueño infantil.

¿Tu bebé no duerme bien? ¿Estás preocupada y no sabes qué más hacer? ¿Sus problemas de sueño están afectando a toda la familia?

Creo que puedo ayudarte. Contacta conmigo y te cuento cómo.

Ayúdame a compartir este contenido

Nube dormida zzz

…felices sueños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.