niño de alta demanda

Alta demanda y sueño

Desde hace tiempo se utiliza este término para referirnos a niños con una serie de características especiales en su temperamento y carácter. ¿Quieres saber cómo afectan estas características al sueño?

Alta demanda 


El primero en hablar de este término fue el pediatra William Sears también conocido por ser el responsable de otros términos como “crianza con apego”.

Sears comenzó a hablar de este concepto tras el nacimiento de su cuarta hija Hayden. Ella no se comportaba de forma predecible y similar a sus otros 3 hermanos, sino que tenían un comportamiento diferente.

Su mujer le decía que no podía soltarla de sus brazos ni un momento y que la lactancia no era sólo un método de alimentación sino también de calma y sosiego. Intentaron dejarla llorar para que se acostumbrara y se dieron cuenta de que únicamente consiguieron el efecto contrario.

Así que, tomaron la decisión de olvidar todos los consejos y teorías sobre como criar a su hija y simplemente escuchar sus necesidades desde el cariño y el respeto por ella, sin pensar que esto fuera fruto de una manipulación por parte de la niña.

Así fue como decidieron no intentar cambiar a su bebé para que fuera como los demás, sino aceptarla tal y como era:

“Nuestro papel como padres era como el de un jardinero: no podemos cambiar el color de una flor ni decidir el día en que florece, pero sí podemos quitar la maleza y podar la planta para que florezca de manera más bella.”

¿Cómo es un peque de alta demanda? 


En primer lugar, es importante recalcar que ser de “alta demanda” no es una patología sino una característica de la personalidad. Estos niños demandan atención y cuidados porque los necesitan y las necesidades de cada niño deben ser atendidas y consideradas como normales a pesar de los difícil y agotador que puede ser para el adulto que los atiende.

Son peques con un temperamento difícil y resistente a todo lo que funciona con el resto de los niños. Algunas de las características comunes en estos peques son:

  • Son bebés que lloran mucho y tienen dificultad para quedarse solos.
  • Demandan contacto físico continuamente.
  • Necesitan hacer muchas tomas en el día, algunas de ellas de succión no nutritiva ya que el pecho se convierte en una fuente principal de sosiego y calma.
  • Muy inquietos.
  • Tienen muchas dificultades para conciliar el sueño.
  • Demandan mucha atención.
  • No saben jugar solos ni entretenerse fácilmente.
  • Tienen grandes enfados, rabietas y son muy temperamentales.
  • Dificultad para concentrarse y mantener la atención en una misma actividad durante periodos cortos de tiempo.
  • Son muy sensibles y creativos.

¿Cómo es el sueño de un peque de alta demanda? 


Ya hemos hablado sobre las características comunes de los peques de alta demanda. En base a estas características podemos intuir cómo va a ser su sueño.

  • Dificultad para conciliar el sueño. Son niños que se estimulan con facilidad y tienen una gran necesidad de contacto físico. Además, tienen un gran interés por el mundo que les rodea. Esto puede hacer que llegue “sobreestimulado” a la hora de dormir y que necesite conciliar el sueño en brazos o con mucho contacto físico.
  • Sueño muy interrumpido. Muchos despertares y desvelos son típicos. En los bebés es muy frecuente que necesiten contacto físico y succión para conseguir relajarse y conciliar el sueño.
  • Despertares temprano y dificultad para conciliar el sueño en las siestas: son niños muy despiertos y activos. Necesitan estimularse y experimentar todo el día y esto puede favorecer el despertar temprano y la lucha para dormirse la siesta ya que, el sueño lo consideran una pérdida de tiempo.

Por tanto, tenemos un peque que duerme poco durante el día y seguramente llegue “sobrecansado” y “sobreestimualdo” a la noche. Lo que favorece que luche más el momento de irse a dormir y que, además, necesita mucho apoyo y contacto físico. Además, con múltiples despertares en la noche en los que reclamará pecho y contacto físico y que, por si fuera poco, madrugará mucho para comenzar un nuevo día.

¿Cómo crees que se sentirán los padres o cuidadores de este niño? Seguramente agotados y frustrados, con la energía y la paciencia al mínimo y seguramente con la sensación de que algo están haciendo mal y lo están “malcriando”.

Consejos para la crianza de un peque de alta demanda


A continuación, hablaremos sobre consejos que podemos utilizar para abordar tanto el día como la noche en el caso de estos peques.

Es importante entender que las noches son un relejo del día y que sus necesidades deben estar cubiertas al 100% en el día para que no tengan grandes demandas durante la noche.

DURANTE EL DÍA: 

  • Ser conscientes de que las demandas de contacto físico, atención… no son caprichos sino necesidadesque el niño tiene.
  • El porteo puede ser de gran ayuda cuando aún son bebés y necesitan mucho contacto físico.
  • El tiempo de juego en el suelo, estando a su lado donde pueda vernos y tocarnos, puede favorecer su independencia ya que son grandes exploradores.
  • Son peques muy sensibles, atentos a las palabras y comentarios de los adultos y muy vulnerables a nuestras opiniones y comentarios. Es importante ser cuidadosos con nuestras críticas directas o comentariossobre él que podemos hacer en voz alta cuando está presente.
  • Es fácil que tengan rabietas y puedes llegar a ser muy perseverantes. Es importante mantener una actitud firme y calmada. Tener límites claros y constantes les ayuda a manejar sus expectativas.
  • Las demandas constantes de atención pueden ser muy desgastantes para los padres. Es muy importante poder delegar en familiares, amigos o profesionales y buscar momentos para relajarse y descansar.
  • Realmente es una crianza muy cansada, pero a la vez son peques muy interesantes, divertidos, inteligentes y cariñosos que la convierten también en un proceso apasionante.

DURANTE LA NOCHE. 

  • Entender que el contacto es una necesidad y, por tanto, no podremos quitárselo o eliminarlo.
  • Los primeros meses, lo que mejor funcionará será el colecho y darle tomas a demanda, a ser posible en posición tumbada para favorecer el descanso de la madre.
  • Cuando comience a ser más independiente, es importante tener una rutina clara y constante, así como unos horarios fijos en el día.
  • Durante las horas previas a acostarle; no hacer actividad física las 2 horas previas, no usar pantallas que le “sobreestimulen” y utilizar una forma de entretenimiento tranquilo (puzles, cuentos…).
  • Buscar un ritual relajante antes de dormir es esencial para conseguir bajar revoluciones. Puede ser muy eficaz un masaje relajante debido a sus grandes necesidades de contacto.
  • Son peques que requieren más apoyo, pero poco a poco podemos ir trabajando en sus hábitos desde la calma y la paciencia. De igual forma que hacemos en el día para ir dándoles más autonomía, podemos ir haciendo en la noche para que cada vez sepan conciliar el sueño de forma más independiente.

Conclusiones

La crianza de un peque de alta demanda puede ser uno de los mayores retos a los que se enfrente una pareja.

Entender que sus reclamos de atención y contacto son NECESIDADES y no un capricho, nos ayudará a llevar mejor estas exigencias por su parte.

Delegar y buscar momentos de relajación y calma, es esencial para los padres y cuidadores principales.El sueño se ve muy afectado en estos niños y debemos abordarlo desde la calma, la paciencia y la empatía, buscando la solución que mejor se adapte a cada peque y a cada familia.

niño con mamá con alta demanda

Emma Salado, coach sueño bebé

¿Puedo ayudarte?

Soy Emma Salado, matrona y coach de sueño infantil.

¿Tu bebé no duerme bien? ¿Estás preocupada y no sabes qué más hacer? ¿Sus problemas de sueño están afectando a toda la familia?

Creo que puedo ayudarte. Contacta conmigo y te cuento cómo.

Ayúdame a compartir este contenido

Nube dormida zzz

…felices sueños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.