¿Cómo abordar el cambio de hora?

Dentro de unos días cambiaremos la hora para entrar en el horario de invierno. A las 3:00 de la madrugada serán las 2:00 h. Saber cómo gestionar este cambio es vital para que el sueño de bebés y peques se trastoque lo menos posible.

¿Qué ocurre?


Puede parecernos que una hora es un cambio insignificante y que no va a tener importantes repercusiones en nuestros peques. No obstante, se ha demostrado que los cambios de hora afectan tanto a mayores como a pequeños, de igual forma que ocurre con el jet-lag.

El cambio de hora adelanta tanto el amanecer como el anochecer. En la medida en que los niños no entienden de relojes para decidir cuándo dormir y despertar, sino que estos se guían por la luz solar, este cambio puede traer consigo ciertas consecuencias. 

Algunas de las consecuencias que podemos encontrarnos durante varios días o semanas son:

  • Cambios en el patrón de las siestas
  • Despertares muy tempranos
  • Dificultad para conciliar el sueño en la noche
  • Irritabilidad y mal humor

¿Cómo actuar?


En los días previos adaptaremos los horarios y rutina de manera progresiva al nuevo horario. Así, en día que se produzca el cambio de hora, volveremos al horario habitual que tenía nuestro peque antes de esta semana.

  • Ajusta su hora de irse a dormir, retrasándola 10-15 min cada 1 o 2 días. De la misma manera, procuraremos retrasar el despertar ese mismo tiempo (10-15 min) y, paralelamente, arrastraremos el resto de los horarios del día: siestas, comidas, rutina por la noche, etc.
    • Durante la semana que dura esta transición tu peque estará acostándose a una hora diferente a la que tenéis fijada en vuestras rutinas, pero al llegar el domingo, volveréis al anterior horario sin haber hecho un cambio brusco en sus ritmos
  • Retrasa su hora de levantarse. A veces, retrasamos la hora de dormir, pero ellos siguen despertándose a la misma hora de siempre. Trata este despertar como si fuera un despertar nocturno más y no como si ya fuera hora de levantarse
  • Si le has acostado un poco más tarde, pero ha madrugado como siempre, dale mucha importancia a las siestas durante el día. De esta forma, podremos evitar el sobrecansacio
  • Mantén oscura su habitación. Esta indicación es especialmente importante por la mañana. Dado que amanecerá 1 hora antes, es importante que procuremos tener oscuridad total en esta hora. Así, evitaremos que se ponga en marcha su reloj biológico con el correspondiente pico de cortisol
  • Ten constancia y paciencia. Si hay alguien que sufre mucho los cambios esos son nuestros peques. Especialmente en estos momentos del año, toca tener paciencia y empatía. La adaptación al cambio puede durar alrededor de una semana

¿Y si no he hecho la adaptación?


Si no te ha dado tiempo a hacer este cambio de forma progresiva, debes entender que tu peque se despertará una hora más temprano de lo habitual y deberás ir retrasando sus siestas y hora de irse a dormir en los días posteriores.

Si es un peque que no va a la escuela y tiene unos horarios “flexibles”, puedes hacer esta transición retrasando cada día 15 min sus siestas y bed-time.

Si es un peque que el lunes tendrá que ir a la escuela y tiene un horario estricto de levantarse, entonces el sábado retrasa un poco su hora de acostarse y el domingo retrasa sus siestas y hora de acostarse unos 30 min. Indudablemente, el cambio le costará más de esta forma, pero con paciencia y tranquilidad en unos días estaremos todos adaptados a este nuevo horario.

Conclusión

El cambio de hora tiene importantes repercusiones en los biorritmos de los más pequeños y de los adultos. Estos inciden particularmente en nuestros niños en la medida en que ellos no se guían por los relojes (aún no saben ni que existen), sino por los ritmos de luz y oscuridad. 

Realizar cambios progresivos previos al cambio de hora nos permitirá ser más respetuosos y flexibles con sus ritmos y generará menos impacto en su humor y su sueño.

Cambio de hora reloj niño y niña

Si necesitas ayuda con este o cualquier otro aspecto relacionado con el sueño de tu peque puedes contactar conmigo aquí abajo 


Emma Salado, coach sueño bebé

¿Puedo ayudarte?

Soy Emma Salado, matrona y coach de sueño infantil.

¿Tu bebé no duerme bien? ¿Estás preocupada y no sabes qué más hacer? ¿Sus problemas de sueño están afectando a toda la familia?

Creo que puedo ayudarte. Contacta conmigo y te cuento cómo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Más información en la política de cookies

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar