bebé llornado por regresión de sueño

7 tips para sobrevivir a las regresiones

El sueño del bebé es algo dinámico y cambiante que se verá afectado por múltiples factores externos e internos.

Las “regresiones” de sueño


Las famosas regresiones de sueño se tratan de épocas en las que hay una evolución en nuestro peque y eso puede dar lugar a dificultades para conciliar o mantener el sueño tal y como lo hacía anteriormente.

Las regresiones del sueño ocurren en todos los peques, son inevitables y forman parte de la maduración del sueño.

Normalmente están relacionadas con hitos del desarrollo, nuevos aprendizajes y habilidades. Es por ello por lo que podemos concluir que el nombre está mal puesto. Estas no se deberían calificar como “regresiones”, sino como “progresiones”, en la medida en que indican un avance en el desarrollo de nuestro peque. Si bien no podemos evitar que éstas ocurran, podemos estar preparados para saber actuar y minimizar al máximo sus efectos.

7 tips para atravesar una regresión de sueño


A continuación, hablaremos de algunos consejos que debemos tener en cuenta cuando detectamos que nuestro peque está atravesando una “regresión”.

ACEPTACIÓN

Aceptar que se van a suceder épocas más difíciles a veces cuesta, especialmente, cuando habéis conseguido tener noches muy buenas o prácticamente del tirón. El hecho de que se sucedan los despertares o las dificultades tras una buena racha puede ser muy frustrante, por lo que entender que es normal y que, igual que ha venido, pasará, puede ser de gran ayuda.

AMBIENTE DE SUEÑO IDEAL

Cuando tenemos un peque que ha conquistado un gran hito de desarrollo, es muy posible que considere dormir como una pérdida de tiempo y va a luchar el momento de conciliar.

Debemos buscar el ambiente de sueño ideal: oscuridad total, silencio o ruido orgánico/blanco, habitación libre de grandes estímulos, juguetes recogidos y buena ventilación.

RUTINAS MARCADAS

Si en cualquier peque las rutinas presueño son esenciales, en uno que está atravesando una regresión van a ser vitales en la medida en que va a interponer una gran resistencia a dormirse. El hecho de hacer lo mismo todos los días, les aportará seguridad y menos lucha.

Encontrar un ritual relajante que haga bajar revoluciones y llegar al momento de dormir relajado y contento puede ahorrarnos muchas dificultades.

NO ELIMINES NINGUNA SIESTA

Como hemos dicho, suelen ser etapas en los que adquieren algún hito del desarrollo importante como caminar, ponerse de pie, gatear, etc. Esto implica que quieran estar todo el tiempo practicando dicha habilidad y luchen por no quedarse dormidos también en las siestas. Podemos caer en la tentación de disminuir el sueño diurno para intentar compensarlo con más sueño nocturno, pero nada más lejos de la realidad. Saltarse una siesta que necesit  implica llegar sobrecansado a la noche y con altos niveles de cortisol, lo que hará que empeoren aún más los despertares, desvelos y despertares tempranos.

PRACTICAR DURANTE EL DÍ3

Es muy frecuente encontrar al peque practicando la habilidad que haya conquistado también en la noche. Por ejemplo, encontrárnoslo gateando o de pie en la cuna.

Para evitar que lleguen con mucha necesidad de practicar a la noche, es importante ofrecerle la oportunidad de practicarlo mucho en el día. Mucho tiempo de juego en suelo puede favorecerlo.

EVITA SOBREESTIMULAR

Muchas veces tenemos la sensación de necesitar tenerlos todo el día entretenidos y cansarlos mucho. No obstante, esto no debe ser así necesariamente. Es importante que tengan mucho rato de juego en suelo, pero también momento de bajar la intensidad y descansar, incluso de aburrimiento.

CARIÑO Y EMPATÍA

Es normal que necesite más mimos, brazos, apoyo, contacto físico. Es importante que tratemos de ponernos en su lugar y comprender lo incómodo y frustrante que tiene que ser para ellos el no poder conciliar el sueño, despertarse muchas veces en la noche y desvelarse.

No tengas miedo de darle más apoyo si lo necesita pero procurad no introducir nuevos apoyos que ya hayáis conseguido retirar con anterioridad.

Recuerda que en unas semanas la regresión pasa, pero los apoyos que hayamos introducido de nuevo se quedan y habrá que volver a trabajar en ellos. No volver a la casilla de salida puede ser beneficioso para todos.

Conclusión

No podemos evitar que haya regresiones en el sueño de nuestros peques.

Trabajar en unos buenos hábitos de sueño cuando no estemos atravesando una regresión nos facilitará mucho cuando aparezca una de ellas.

Un peque que se duerme de forma autónoma y tiene un buen descanso en el día y en la noche, necesitará más apoyo para dormirse y luchará el momento de conciliar, pero sin duda, será una regresión más leve y pasajera.

Si necesitas ayuda para establecer unos buenos hábitos de sueño, puedes concertar tu primera consulta informativa en el formulario y directamente en el link de aquí abajo.


Emma Salado, coach sueño bebé

¿Puedo ayudarte?

Soy Emma Salado, matrona y coach de sueño infantil.

¿Tu bebé no duerme bien? ¿Estás preocupada y no sabes qué más hacer? ¿Sus problemas de sueño están afectando a toda la familia?

Creo que puedo ayudarte. Contacta conmigo y te cuento cómo.

Ayúdame a compartir este contenido

Nube dormida zzz

…felices sueños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.