Niños juegos autónomo

5 juegos para mejorar la ansiedad por separación

Trabajar la ansiedad por separación a través de los juegos puede ayudarnos a mejorar las noches (y los días) de nuestro peque cuando nos ausentamos.

¿Qué es la ansiedad por separación?


La ansiedad por separación consiste en la preocupación del bebé cuando su figura de apego principal (normalmente la madre o padre) desaparece.

La ansiedad por separación en la noche comienza a darse alrededor de los 8 meses, edad en la cual el peque cobra conciencia de sí mismo como un ser independiente y, por tanto, toma conciencia de que mamá o papá pueden separarse de él. 

Como otros contribuyentes, dicha edad está además caracterizada por la adquisición de muchos otros hitos del desarrollo, ya sea el gateo, la independencia a la hora de alimentarse o la salida de los dientes, los cuales pueden afectar también a las noches. 

El hecho de que, durante la noche, mamá o papá desaparezca de su vista, bien sea porque ya duerme en una habitación independiente o bien porque el cuarto está oscuro y este no os ve, puede ser la guinda del pastel para que las noches sean realmente complicadas. 

¿Cómo trabajar la ansiedad por separación?


Debemos trabajar mediante juegos el sentido de la permanencia. Adquirir el sentido de la permanencia va a ser uno de los hitos más importantes y llamativos del desarrollo del bebé. Dicho sentido significa que el peque toma conciencia de que los objetos existen y continúan ahí aunque no esté viéndolos de forma continúa.

Tal sentido y percepción es una habilidad fundamental para comprender el mundo que les rodea y se irá desarrollando durante los 2 primeros años de vida.El hecho de favorecer y facilitar al bebé actividades en torno a la capacidad de permanencia del objeto influye en una adquisición más temprana y de calidad de esta habilidad.

5 juegos para trabajar el sentido de la permanencia y la ansiedad por separación


A continuación, hablaremos de 5 juegos que podemos practicar con nuestro peque para favorecer la adquisición del sentido de la permanencia y, por tanto, para disminuir la ansiedad por separación cuando nos ausentemos o, simplemente, nos pierda de vista.

CUCÚ-TRAS

Se utiliza con los bebés más pequeños. Taparnos la cara y volver a destaparnos es el juego más fácil para aparecer y desaparecer cien veces al día. Además, es fácil de comprender ya que, aunque nos cubramos el rostro, el peque nos sigue viendo y sabe que permanecemos ahí.

A su vez, puedes pedirle a tu peque que se la tape él mismo y hacerle una gran fiesta al destapársela.

ESCONDER JUGUETES

Podemos comenzar escondiendo algún juguete detrás de nosotros y siendo él testigo de dónde lo hemos escondido o dejando parte del juguete a la vista y preguntar “¿Dónde está el conejito?”. El peque debe ir a buscarlo y, al encontrarlo, haremos una gran fiesta.

A medida que sea más mayor, podemos esconder el juguete sin que él nos vea y tendrá que buscarlo por el salón o la habitación.

JUGAR AL ESCONDITE

En este caso nos esconderemos nosotros. El peque se quedará con papá y mamá se esconderá o viceversa. Primero viéndonos donde nos estamos escondiendo y, según sea más mayor, tapándole los ojos, pero utilizando siempre los mismos escondites. También puedes esconderte y desde tu escondite llamarle para que sea capaz de reconocer dónde estás. 

De esta forma, entenderá que, aunque mamá se ha ido y la ha perdido de vista, vuelve a aparecer siempre.

Una variante en el caso de que sólo estemos un adulto con el peque consiste en escondernos y animarle a que nos llame. Por ejemplo, animarle a que llame a mamá (“Mamáaaaaa”), y cuando te haya nombrado, aparecer rápidamente.

CAJAS DE PERMANENCIA 

Son materiales Montessori que trabajan muy bien el sentido de la permanencia. También las hay más sencillas y más complejas según la edad de cada peque.

Es el típico material con una bola y una caja, en la que la bola desaparece de la vista, pero rápidamente vuelve a aparecer por otro lugar.

Un recurso fantástico para que el niño comience a comprender que las cosas que introduce en la caja no desaparecen, aunque ya no las vea, sino que siguen existiendo y puede recuperarlas.

TIEMPO DE JUEGO EN CUNA 

Este es un recurso para trabajar la ansiedad por separación nocturna. Se trata de conseguir que asocie la cuna como un lugar positivo, divertido, relajante y seguro.

Durante el día, coloca a tu peque en la cuna a jugar. Proponle algún tipo de juego nuevo para él y que requiera algo de concentración. Acompáñale el tiempo necesario, pero si encuentras el momento en el que está realmente metido en su juego, prueba a ausentarte (previo aviso) durante unos segundos con alguna excusa. Por ejemplo, “Cariño, mamá va a hacer pis, ahora mismo vuelvo”. Sales de la habitación y vuelves a entrar rápidamente.

Le inculcaremos la idea de que la cuna es un lugar divertido, en el que mamá me ha dejado (por tanto, es un lugar seguro) y al que, además, ha vuelto a buscarme. 

Puedes ir aumentando el tiempo que tardas en volver cada día un poco más.

Conclusión

La ansiedad por separación es un episodio que pasa en todos los bebés del mundo a partir de los 8 meses de edad. Se presenta en picos y suele ir asociada a una evolución cognitiva en su desarrollo.

El sentido de permanencia es un hito del desarrollo que cada bebé irá conquistando progresivamente. Podemos ayudar a nuestro peque a estimular dicho sentido mediante el juego de forma divertida.

Bebé juegos papás

Si tienes un peque del que no te puedes separar durante la noche y crees que ha llegado el momento de trabajar en su autonomía, puedes escribirme un comentario o reservar una cita informativa.


Emma Salado, coach sueño bebé

¿Puedo ayudarte?

Soy Emma Salado, matrona y coach de sueño infantil.

¿Tu bebé no duerme bien? ¿Estás preocupada y no sabes qué más hacer? ¿Sus problemas de sueño están afectando a toda la familia?

Creo que puedo ayudarte. Contacta conmigo y te cuento cómo.

Ayúdame a compartir este contenido

Nube dormida zzz

…felices sueños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.