5 ideas para el ritual de la noche

Llevar a dormir a nuestro peque puede ser misión imposible si no conseguimos relajarle primero. Las rutinas y muy especialmente el ritual de la noche, son esenciales para la aceptación de la hora de irse a dormir.

¿Qué es el ritual?


Llamamos rutina de la noche a la sucesión de actividades que damos diariamente previa a irse a dormir. Son esenciales y les dan mucha seguridad a los peques, ya que, el hecho de saber qué actividad va a continuar después de la siguiente genera tranquilidad y prevé que el momento de dormirse está cerca.

En cambio, cuando hablamos del ritual de la noche, nos referimos a la actividad que hacemos justo antes de acostar a nuestros peques.

El ritual de la noche debe contener alguna actividad relajante, dentro de la habitación donde vaya a dormirse el peque, junto a la persona que le vaya a acompañar a la hora de dormirse y con una luz tenue.

Así, un ejemplo de rutina puede ser:

18:30 h baño + pijama

19:30 h cena

Así, un ejemplo de rutina puede ser:

18:30 hbaño + pijama
19:30 hcena
20:00 hlavado de dientes
20:10 hritual
20:30 hcuna/cama

La actividad que realizaremos durante el ritual va a depender, por un lado, de la edad y, por otro lado, de lo que nosotros sepamos que a nuestro peque en concreto le relaja.

¿Qué actividades no debemos incluir en el ritual?


  • Actividades que generen actividad física intensa. Debemos evitar que salten, corran, griten… Todas estas actividades son maravillosas en otro momento del día, pero generan mucha descarga de energía y no bajan las revoluciones de nuestros peques sino todo lo contrario.
  • Actividades que incluyan pantallas. La luz azul de las pantallas impide que se produzca el pico de melatonina, que es esencial para conciliar y mantener un sueño de calidad. Esta hormona se guía por la luz solar y con la luz de las pantallas “engañamos” al cerebro haciéndole creer que aún es de día.
  • Actividades que incluyan alguna muletilla o apoyo del sueño que estemos intentando eliminar. Debemos procurar que durante el ritual nuestro peque no se adormile en exceso haciendo aquella actividad que queremos retirarle. Por ejemplo, si queremos retirarle la toma del biberón/pecho como apoyo de sueño, deberemos sacar del ritual de la noche dicha actividad.

¿Qué actividades podemos incluir en el ritual?


A continuación, os dejo algunas ideas de actividades que podéis incluir en el ritual de vuestros peques adaptándolas siempre a su edad y momento de desarrollo.

MASAJES

Podemos incluirlo como parte de la rutina después del baño o dejarlo como una actividad a realizar justo antes de dormir.

Por ejemplo, una vez haya terminado de cenar y hacer su última toma, realizamos el lavado de dientes y le llevamos a la habitación.

Podemos proceder a hacer el último cambio de pañal y, en ese momento, realizar un breve masaje o cosquillas relajantes mientras le hablamos bajito y en tono amoroso.

Después procedemos a ponerle de nuevo el pijama y su saquito de dormir (si es invierno). Este último punto a veces lo relacionan mucho con el momento de acostarse ya que el saco es un instrumento que sólo usamos a la hora de dormir.

El masaje es una herramienta que funciona muy bien en los más bebés, ya que mediante el tacto conseguimos establecer una conexión especial con el bebé y relajarle profundamente antes de dormirse.

PROYECTOR DE LUCES

Funciona muy bien con los más bebés, pero ojo, porque hay a algunos que, en vez de relajarles, les estimula demasiado.

Se trata de un aparato que proyecta formas a través de luces tenues que se mueven. Algunos de ellos se acompañan con música tipo nana.

CANCIONES

Siempre es una buena idea terminar el ritual con una canción tengan la edad que tengan. Puede ser siempre la misma canción o ir variando entre varias, pero lo ideal es que sea una canción conocida y relajante.

Yo suelo recomendar acompañar la canción de un pequeño baile, en el que mantengas al peque en brazos, mientras le cantas bajito y bailáis abrazados.

¿Puede haber algo más relajante que encontrarte en brazos de tu madre o padre mientras te cantan, te abrazan y besan con movimiento? Por eso, es una buena manera de terminar le ritual y acto seguido meter a tu peque en la cuna y a dormir. 

A veces, podemos continuar cantando la misma canción durante unos minutos más, una vez que le hemos metido en la cuna.

CUENTOS

Son el arma estrella de prácticamente cualquier padre o madre que realice ritual previo a dormir. Los cuentos les permiten relajarse, bajar revoluciones y desactivar la mente, dejándose llevar por la historia o los dibujos.

Deberán ser adaptados a la edad de cada peque. Es posible que en los bebés más pequeños no sea relajante o, incluso que sea una actividad demasiado estimulante para ellos, deberemos individualizar.

Idealmente debemos procurar que sean cuento sin solapas, pop-up, luces o música demasiado estimulante.

Es mejor que sea un cuento normal, en el que existan varios personajes y podamos ponerle diferente tonalidad a la voz de cada uno de ellos.

HABLAR DE LO MEJOR Y LO PEOR DEL DÍA O “TE QUIERO SIEMPRE”

Estos dos últimos recursos se utilizan en los peques más mayores (a partir de 3 años, aunque dependerá mucho de la madurez).

El primero de ellos trata de hablar durante unos minutos sobre qué ha sido lo mejor y lo peor que nos ha pasado en el día. Podremos comenzar nosotros contándole como ha ido nuestro día y seguramente continuará rápidamente contándonos el suyo.

Me parece una idea muy bonita para compartir con ellos un rayo de confidencias, en el que se sientan escuchados y en el que tener la oportunidad de verbalizar cualquier problema que estén sintiendo.

El segundo de ellos se llama “te quiero todo y te quiero siempre”. Se trata de una herramienta de disciplina positiva en la que le decimos a nuestro peque que le queremos pase lo que pase y que nuestro amor no está sujeto a ninguna condición ni buen comportamiento.

Es esencial transmitir este concepto de amor Incondicional de manera que los niños crezcan sabiéndose (sintiéndose) queridos por ellos mismos, por lo que son y no por sus logros (o la ausencia de ellos).

Te quiero cuando estás contento y cuando estás triste.

Cuando estás jugando y cuando estás enfadado.

Te quiero cuando se te caen las cosas y se rompen.

Y también cuando haces el dibujo más bonito del mundo.

Te quiero cuando estamos juntos.

Y también cuando estamos separados.

Te quiero cuando me enfado o estoy nerviosa porque llegamos tarde.

Cuando haces…y cuando no haces lo que yo digo…

TE QUIERO SIEMPRE…Y TE QUIERO TODO”

Creo firmemente que es imposible, no irse a la cama feliz después de escuchar este mensaje de AMOR INCONDICIONAL.

Alfred Alder decía “Asegúrate de que el mensaje de amor sea comprendido”

Conclusión

La actividad que hacemos justo antes de acostarles es esencial para comenzar la noche con buen pie.

Es importante bajar revoluciones y relajarlos antes de meterlos en la cama/cuna, de lo contrario, habrá mayor resistencia y llanto.

Establecer una ritual bonito y agradable donde pasemos un tiempo de calidad junto a nuestro peque, puede ser una de las cosas más bonitas que hagamos como padres y un recuerdo imborrable en su memoria y en la nuestra.

mama y niño en el ritual de la noche en la cama

Si sientes que el momento de irse a la cama está siendo una lucha o un drama todas las noches, o tienes cualquier otro problema con el sueño de tu peque, puedes contactar conmigo en el siguiente formulario o reservar tu primera consulta gratuita aquí abajo.


Emma Salado, coach sueño bebé

¿Puedo ayudarte?

Soy Emma Salado, matrona y coach de sueño infantil.

¿Tu bebé no duerme bien? ¿Estás preocupada y no sabes qué más hacer? ¿Sus problemas de sueño están afectando a toda la familia?

Creo que puedo ayudarte. Contacta conmigo y te cuento cómo.

Ayúdame a compartir este contenido

Nube dormida zzz

…felices sueños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.