Muletillas o apoyos de sueño

¿Te ves en mitad de la noche levantándote y paseando a tu peque para que vuelva a dormirse? ¿Tu peque sólo sabe dormirse al pecho? ¿O quizá se despierta en mitad de la noche llorando porque no encuentra el chupete? Pues todos estos recursos y muchos más, son apoyos de sueño.

¿Qué son?


Llamamos apoyo de sueño a cualquier herramienta que utilizamos para ayudar al peque a conciliar el sueño al principio o en mitad de la noche.

Los despertares nocturnos son frecuentes y normales en los bebés. Cuando decimos que el sueño de un bebé es madurativo, nos referimos a la capacidad del bebé de enlazar un ciclo de sueño con el siguiente sin despertarse. Esto ocurre a partir del tercer año de vida, aunque es muy variable según la madurez del niño. Sí, lo sé, estarás pensando que hay bebés que duermen toda la noche, y es cierto, como digo, es muy variable pero no es lo habitual.

Ahora ponte en la siguiente situación: Imagina que te vas a dormir junto a tu pareja, a tu cama, calentitos y abrazados y caes en un sueño tranquilo y estupendo. Pero a mitad de noche te despiertas, y en vez de estar en tu cama y en tu habitación, estás en el salón, tumbada en el sofá, sin nada que te arrope, con frío y sola… ¿continuarías durmiendo o te despertarías?? Pues eso es lo que les pasa a nuestros peques cuando se despiertan a mitad de noche en una situación distinta a la que estaban cuando se durmieron.

Principales apoyos de sueño


Veamos cuáles son los apoyos de sueño que más utilizamos:

Dormirse en brazos: si le dormimos en brazos y se despierta en su cuna, reclamará que le vuelvas a coger para poder volverse a dormir

Movimiento: tanto el arrullo como el movimiento del carrito o el coche. Todos conocemos a alguien que te dice que tiene que salir en mitad de la noche para que el peque se calme. En este caso, la muletilla suele ser el movimiento.

Alimento: esta MUY relacionada la alimentación y el sueño. Tanto con pecho como con biberón, es normal que la succión provoque somnolencia. Si el peque, se duerme profundamente alimentándose, muy probablemente, necesitará volverse a alimentar en cada despertar

Contacto físico o presencia de los padres: el colecho o el contacto físico estrecho cuando el peque se acueste, puede contribuir a que en los despertares reclame nuestra presencia para volverse a dormir

¿Chupete? Puede ser un apoyo de sueño o no dependiente de la independencia que tenga el peque para volvérselo a colocar por el mismo, sin necesidad de ayuda. Cuando adquieren esta capacidad, pueden tener un despertar parcial, en el que rápidamente lo buscan, se lo ponen y continúan durmiendo. Pero si no sabe hacer esto por sí mismo, el despertar se hará consciente y nos reclamará para que le ayudemos a encontrarlo.

¿Quiere decir esto, que está mal dormir a un bebé en brazos o al pecho? Por supuesto que no. Dependerá de la edad y la dificultad de sueño del peque, que estos apoyos se convierten en un problema para los padres o no. Si la familia entera está conforme con la situación, no hay nada que cambiar. Sin embargo, si recurrís a estos apoyos por cansancio extremo o porque no encontráis otra alternativa, y esto nos provoca un malestar y dificultad para descansar, debemos encontrar un punto intermedio y flexible en el que la familia entera se encuentre bien.

muletilla mano bebé madre

¿Cómo eliminarlos?


Lo más importante, es que cualquier cambio de hábito que vayamos a proponer a nuestro peque, sea progresivo, flexible y respetuoso con sus necesidades. Debemos pensar que, en su corta vida, no ha conocido otra manera de hacer las cosas y nosotros debemos enseñarle, desde el cariño y la paciencia.

A veces, es necesario cambiar una muletilla por otra, antes de conseguir la independencia completa. No pasa nada, paso a paso será más sencillo para todos.

Desde mi punto de vista, retirar una muletilla y dejarles llorar sin consuelo, no es la solución. Es cierto que, si lo hacemos así, también funciona y el peque lo entiende muy rápidamente, pero esto no suele ser una situación cómoda para ningún miembro de la familia y existen alternativas mucho más respetuosas. Lo que sí debemos tener presente, es trabajar mucho en ser consistentes. Habrá días que se nos den mejor que otros, pero lo que hayamos avanzado un día, no podemos volver atrás. A esta inconsistencia le llamamos refuerzo intermitente y es el principal enemigo de cualquier cambio de hábito que queramos llevar a cabo.

Conclusión

Los apoyos de sueño son ayudas externas que el peque recibe para poder conciliar el sueño. La mejor manera de ayudar a nuestro peque a dormir adecuadamente, es enseñarle la habilidad de dormirse de manera independiente. De está forma, será capaz de enlazar sus ciclos de sueño, sin necesidad de hacer conscientes sus despertares para reclamar dicha ayuda.


Emma Salado, coach sueño bebé

¿Puedo ayudarte?

Soy Emma Salado, matrona y coach de sueño infantil.

¿Tu bebé no duerme bien? ¿Estás preocupada y no sabes qué más hacer? ¿Sus problemas de sueño están afectando a toda la familia?

Creo que puedo ayudarte. Contacta conmigo y te cuento cómo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Más información en la política de cookies

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar